Skip navigation

La proyección realizada por Naciones Unidas respecto a la población que tendría el planeta tierra en el 2025, sería de 8.200 millones de personas. Recientemente, sus estudios indican que para el 2050 los seres humanos alcanzarían la cifra de 10.000 millones. En relación al cuadro de consumo, la ONU indican que, en la actualidad los países ricos -el 20% del total- consumen el 70% de la energía mundial; 75% de los metales; 85% de la madera; 60% de los alimentos; 85% de productos químicos y realizan un gasto presupuestal
del 85% en el rubro militar.

Un análisis de la situación alimentaria global, lleva a concluir que de mantenerse la tendencia actual de desarrollo de las poblaciones, la penuria de alimentos no hará sino empeorar hasta adquirir dimensiones catastróficas. Se suma a ello, las variación del porcentaje en el destino de cultivos: soja ,maíz y girasol para biodisel y etanol; áreas de cultivo para forestación a favor de la industria de la celulosa.

Caso de Uruguay: de país agrícola-ganadero a llegar a  ser clasificado como forestal-celulósico. El Brasil de la caña de azúcar, ahora destinado a producir etanol. Argentina, cuya historia la distinguió como “granero” mundial, con problemas domésticos  gravemente enfrentados entre campo y gobierno actual.

Si muchos pueden rechazar estas apreciaciones, otros, no menos calificados la vienen compartiendo desde décadas atrás. En   1966 René Dumont  -ingeniero agrónomo y perito de la FAO alertaba:  “El hambre actual es un  fenómeno crónico que nos parece destinado a empeorar rápidamente. Anunciamos el riesgo de un hambre ampliamente generalizado a través de diversas zonas del mundo, aun antes de 1980.”

Nueve años después  -1 de mayo de 1975-  Alfred Kastler, Premio Nobel de Física en 1966, escribió en el mismo sentido: “Sabemos actualmente que en diversas zonas del mundo  -del Sahel a Bangladesh-  la hambruna ha empezado y que de aquí a finales de este siglo XX, cientos de seres humanos están condenados a morir por ese motivo. La asistencia al Tercer Mundo por los países industrializados tiende hacia cero. La ayuda se ha convertido,  incluso,  en negativa en los países de Iberoamérica, actualmente obligados a reembolsar más de lo que reciben”.

La gran hambruna en la zona del Sahel

La zona de Sahel (palabra árabe que significa “borde”  es un área geográfica   que    se extiende desde el Atlántico al Mar Rojo y que  divide al  continente africano, con características diferentes características climáticas.  Limita al norte con el desierto de Sahara, al sur con las sabanas y selvas del golfo de Guinea y de África Central; al oeste con el océano Atlántico y al este con el Nilo Blanco y el Mar Rojo.

Tiene una extensión aproximada de 4 millones de km.2 e incluye los Estados de Mauritania, Senegal, Malí, norte de Guinea y Burkina Faso, Níger, norte de Nigeria y Camerún, así como Chad y Sudán. Históricamente, fue la cuna de algunos grandes imperios medievales africanos como el imperio de Ghana y el imperio de Malí, que se beneficiaron de la privilegiada posición de intermediarios en el comercio entre el área de Guinea y el norte de África. (Wikipedia)

Actualmente en las poblaciones de Níger y Mali  la vida de sus habitantes peligran ante la aguda escasez de alimentos causada por una fatal combinación de sequía acompañada con el aumento de la plaga de langostas.

Lo más probable es que la zona del Sahel, “conquistada” por el desierto del Sahara,  quede definitivamente perdida para la cría de ganado y práctica de la agricultura. De nada han valido los esfuerzos que los países africanos expusieron en las cumbres realizadas en Uagadugu –capital del Alto Volta. Los países ricos, le dieron la espalda a sus ex – colonias, que en oportunidades anteriores supieron explotar al máximo, hasta con la venta de sus pobladores en régimen de esclavitud.

La situación mundial  se agrava

En la actualidad la situación de ve seriamente  agravada. Una mirada a países  iberoamericanos, africanos, asiáticos, comprueba el triste espectáculo  La situación alimentaria mundial deja mucho que desear desde tiempo atrás, pero actualmente, en pleno siglo XXI es moralmente inadmisible que la mayor parte de la humanidad tenga que sufrir de sub-alimentación agravada.

Reitero: la crisis alimentaria actual no solo se debe a la progresión del número de consumidores, sino a la lenta desaparición de varias zonas extensas  de producción y a la falta de recursos tanto económicos como tecnológicos.

Tan importante tema  me lleva a pensar que el problema más grave de las sociedades de nuestra época, gira sobre una eje muy concreto: el área moral con sus  proyecciones al campo económico, dado  que muchas de las fuerzas que sostienen a  la humanidad se encuentran dentro del sistema económico, hoy globalizado.  Si  -como la mayoría de los pueblos acreditan – actualmente tenemos tan escaso adelanto moral,  se debe a que el desarrollo intelectual es muy pequeño. Ambos desarrollos presentan agudas diferencias; por lo cual identificar el adelanto tecnológico con el desarrollo intelectual se presenta, en muchos temas, en forma muy confusa.

Es inhumano, contradictorio a la moral ciudadana  y a la ética política    que respecto al problema “hambruna mundial”,  los gobiernos de los países ricos se hayan fijado un presupuesto de ayuda a los países pobres en 50.000 millones de dólares al año, cuando   -uno sólo,  Estados Unidos, en  el genocidio de Irak y según cifras oficiales del gobierno de Washington  , para fortalecer la industria del armamento  haya al día de hoy ,más que  duplicado esa cantidad.

A un gran número de personas de nuestra época el conocimiento le importa en cuanto a  saber que las cosas existen y que hay hechos que se producen. Pero el tener noticia que países o clases sociales  padecen el hambre, con aparente solución favorable lejana, les significa captar un conocimiento ligero,  irresponsable, indiferente, cargado muchas veces de  soberbia por dirigentes de Estados prósperos, donde sus sociedades, denominan a aquellos pueblos “atrasados”, o quizás, como la vieja Roma “bárbaros”

Ante tan incomprensible situación anti-humana, la sociedad mundial está ante una grave deuda  que solo podrá amortiguar y saldar cimentando con mayor fuerza y entusiasmo, si está dispuesta a materializar un aporte progresivo  que permita superar la laguna política que, en temas  prioritarios,  como el caso del hambre mundial, sin la más pequeña duda. llena de confusión los momentos

One Comment

  1. Ay problemas como la hambruna que podemos solocionar todos juntos y unidos haciendo donaciones para los paises que mas lo necesitan. ayuda a ayudar que el dia de mañana puedes ser tu el que este necesitado. Mariela Pontaza


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: